martes, 29 de septiembre de 2015

LA MUJER DEL TREN

¡Hola!, Me llamo Jerónimo Álvarez; tengo cincuenta y ocho años, y soy de los agraciados que a esta edad, aún conserva su empleo, porque tengo amigos que con los cincuenta, les mandaron a casa.
Donde trabajo es un pequeño negocio familiar de saneamientos en la calle Santuario de Valladolid. Allí he estado, se puede decir, toda la vida.

 Nací en Argentina, pero me educaron en España; en una de sus giras, mis papás, que eran actores de poca monta, vinieron acá y se enamoraron de este hermoso país.
Mi mamá, decía que durante aquellos años, todo el mundo emigraba a México y a Argentina; ellos lo hicieron al revés, y nunca se arrepintieron de ello. Contaban que la madre patria se portó bien con ellos. Eso sí, nunca más volvieron a ser actores y sí guardeses de una finca en el Camino Viejo de Simancas. Todos los hermanos crecimos al aire libre y yo, el más pequeño de los cinco, mal criado y consentido, a los catorce años mi papá se hartó y me puso a trabajar.

Los años pasaron y mis hermanos hicieron su vida, dispersándose por la geografía española; yo me quedé en Valladolid. Era feliz con mi trabajo y mi vida un tanto abúlica a las faldas de mi vieja, ya viuda. Amigos tenía pocos, pero sí que salía los domingos  a pasear por La Acera Recoletos; nos tomábamos un chato de vino en el bar Central con unas gambas al ajillo, y tan contentos que regresábamos a casa.

Nunca tuve oportunidad sólida de conocer a ninguna muchacha pero, pasados los cuarenta años, a mi mamá se le puso enferma una conocida que vivía en Palencia; la pobre padecía de Alzheimer y los domingos que yo no trabajaba, cogíamos temprano el tren y nos íbamos a verla. Aquella circunstancia cambió mi vida.

Sería el tercer o cuarto domingo que íbamos a La Estación del Norte, cuando me fijé en una muchacha recostada en una columna del segundo andén; a partir de aquel día, deseé que llegaran los domingos. Metía prisa a mi mamá para salir antes de casa pero ¡Qué casualidad! Llegáramos a la hora que llegáramos, ella ya estaba allí… siempre en la misma posición. Parecía esperar la llegada de algún tren para subirse, o que alguien bajara y marcharse con él.
¿Por qué digo con él y no con ella? Un presentimiento, sin más; mi mamá se dio cuenta de mi frenesí y aunque nada decía, sonreía complaciente por los devaneos de su hijo, ya maduro, por una desconocida.

Un día, osé mirarla muy de frente; sin rubor ni vergüenza. Deseaba adivinar sus secretos; estudiar y grabar en mi mente sus rasgos. Ella me miró sin verme ¡Pobre infeliz! Pensé que sí me había visto, pero era enajenación de una querencia, nada más.
Era linda de veras aunque sus ojos, color chocolate,  se presentaban muy tristes. Su boca estaba enmarcada con unos hermosos labios gruesos; su nariz era prominente, firme, y lejos de afearle, daba carácter a sus rasgos. Sus cabellos eran color trigo y sus piernas delgadas ¿Qué edad tendría? No más de veinte años; sí, la mitad que la mía ¿Y qué? Eso no impide nada, sólo las trabas que cada uno ponga en su interior. Recuerdo que nos montamos en el tren y mientras las ruedas seguían por los raíles, yo la estuve mirando hasta que desapareció; suspiré con aire resignado y, me puse a mirar por la ventanilla los campos de mi Castilla querida mientras cantaba entre dientes, el tango que más le gustaba a mi papá.

Contaba los días, las horas y minutos para que volviera a ser domingo; me estaba obsesionando, era consciente de ello y, precisamente por eso, pedí a mi mamá no ir el siguiente domingo, cerca ya de noviembre y festividad de Todos los Santos.
Recuerdo aquel día como una auténtica pesadilla; fue un domingo otoñal, de viento y lluvia. Me revolvía por las cuatro paredes de mi casa como gato enjaulado; nada me entretenía y un desasosiego interno iba creciendo. A las siete de la tarde decidí, a pesar de la intensa lluvia, salir a tomar el aire y, sin darme cuenta, mis pasos me condujeron a la estación. Una vez allí, me senté en uno de los bancos de madera de la sala de espera; encendí un cigarrillo y me puse a mirar un inmenso reloj colgado de una de las paredes. Daba caladas profundas y mi propio humo me iba envolviendo en una especie de nube; las agujas del reloj me hipnotizaban. De pronto, noté que alguien tocaba mi brazo izquierdo y volví la cabeza.
  • ¿Tiene hora caballero?
  • Son las ocho y cinco señora- contesté señalando el reloj gigante de la pared-
  • Pronto llegará ¿Sabe usted? Se marchó en el tren de las ocho y media de la mañana; yo le acompañé y no entiendo por qué no fui con él, así que aquí me tiene, esperando su llegada… Y usted  ¿se marcha o espera?
  • Descanso y me guarezco de la lluvia, señora.
 Mientras pronunciaba esas palabras, me fijé bien en la mujer. Era una anciana muy linda, de pelo cano, recogido con un elegante moño en la nuca; se le notaban los buenos modales y  una esmerada educación por su porte y gestos distinguidos. No sé por qué, me dio por compararla con la muchacha del andén.
  • ¿Qué años tiene?- me preguntó, sacándome de mis elucubraciones.
  • ¿Yo? Cuarenta, señora.
  • Igualito que mi Amancio, el veintitrés de diciembre hará cuarenta y uno.
  • ¡Qué coincidencia! Ese día es también mi cumpleaños ¿Es su hijo?
  • ¡No, por Dios! Es mi novio aunque me doble la edad- me contestó ruborizándose-
¿Había oído bien? Pero si aquella anciana podría ser mayor que mi mamá. Aplasté el cigarrillo con la punta del zapato y me dispuse a preguntarle, pero cuál no sería mi asombro que al girarme hacia ella, se había marchado. Me incorporé rápidamente y salí en su busca, pero en los andenes no había nadie; volví a mirar el reloj de la pared y señalaba las ocho menos veinte. Mi reloj de muñeca, marcaba la misma hora ¿Cómo pude decir a la mujer las ocho y cinco?

Volví a casa apesadumbrado; en lugar de haberme despejado, mi mente estaba abotargada, y aquella noche apenas pude conciliar el sueño. No tenía un pensamiento concreto, no había un hecho preciso que me inquietara, pero lo cierto es que me encontraba mal.
A la mañana siguiente, amanecí con fiebre y no pude ir a trabajar. Creía estar consciente pero mis párpados se cerraban constantemente. Cuando eso sucedía, era terrible; ante mí, desfilaban continuamente sombras que chillaban y agitaban mi cuerpo, y que luego, al caer exhaustas, acariciaban mi frente febril. Así estuve tres días hasta que al cuarto, desperté como si nada hubiera pasado; el quinto fui por fin a trabajar.
 Hacia la hora del Ángelus, crucé al bar de enfrente a tomar un café con la medicina; mientras sorbía el humeante líquido, miré distraídamente por la cristalera; y entonces vi pasar a la anciana de la estación. Dejé precipitadamente la taza y salí corriendo. Como si ella me intuyera, volvió la cabeza y me saludó con su mano izquierda; no pude ir tras de ella, porque en ese momento apareció mi vieja para ver cómo me encontraba.

Aquel mismo día, al terminar de trabajar, en vez de irme directamente hacia casa, dando un rodeo me dejé caer por la estación; estaba solitaria, sólo un par de vagabundos estaban en la sala de espera y me senté dos bancos más atrás de ellos. No quería fumar pues mi estado físico aún estaba débil, pero unas palabras sueltas de uno de los vagabundos me inquietaron de tal forma que caí en la tentación y encendí un cigarrillo.
  • Pasado mañana es su aniversario… cincuenta y dos años sin ella, Miguel. Tengo que robar unas flores para su tumba.
  • ¡No te martirices hombre! Pasó hace tanto tiempo, que ni memoria tienes para recordar.
  • Mis remordimientos me lo impiden; yo la maté.
  • ¿Qué dices? Tú no mataste a nadie; las mujeres son impetuosas, absorben tu alma y tu mente. Su naturaleza posesiva les mata; no nosotros.
  • Ella confiaba en mí y yo me largué por ahí. Su maldición cayó en mi vida hasta convertirme en esto que soy…
Miré el reloj de la pared; marcaba las ocho y cinco. Me levanté casi sin fuerzas de aquel asiento y me fui a casa. Esa noche soñé con la linda muchacha de la estación; veía tan clara su imagen que tuve la sensación de tocar su ropa. Me sonreía y tendía sus dedos hacia mí, es más, estoy seguro de que oí su voz diciéndome ¡Busca!

Me desperté maravillosamente bien; deseé que las horas pasaran rápidamente y así fue; al cerrar la tienda, hice lo mismo que el día anterior: me encaminé a la estación. Allí estaba uno de los vagabundos del día anterior, con una botella entre sus manos.
·         ¿Qué tal Amancio? ¿Dónde te has metido este año?-le preguntaba un vigilante.
·         Por allí, por acá…
·         ¿Has venido a armarla como todos los años? Un día te va a pillar un tren mientras haces la ofrenda floral- y por lo bajo, oí decir al vigilante ¡Pobre loco...!
Volví a mirar el reloj; marcaba la hora de siempre: las ocho y cinco… y me encaminé hacia casa.

A la mañana siguiente, treinta y uno de octubre, pedí permiso al medio día para salir antes; una idea me rondaba en la cabeza y quería despejar aquel presentimiento, acercándome a la hemeroteca.
“El Norte de Castilla” a esas horas, estaba repleto de estudiantes; su bullicio me distraía aunque no me molestaba, muy al contrario, me hacía compañía. Parece mentira, o al menos así me lo sugería, que un hombre de mi edad sintiera el mismo miedo que un niño, pero era verdad. Tenía mucho, mucho miedo. ¿Por qué? Lo ignoraba y según mis manos buscaban afanosas el año mil novecientos cuarenta y siete, mi corazón galopaba cada vez más deprisa.

Una vez que lo encontré, me paré delante de la pantalla para respirar hondo antes de reemprender la búsqueda; a continuación indagué en octubre de aquel año…; después, la fecha del treinta y uno. Me volví a parar y levanté la vista; sonreí plácidamente a un par de jóvenes que se hacían arrumacos frente a mí. Me sumergí en la lectura de aquel día.

Me lo leí de cabo a rabo, pero no encontré nada; moví el ratón y la fecha del dos de noviembre se estrelló contra mis ojos. Quise retroceder pero me llamó la atención una serie de esquelas; al menos había una veintena, que fui analizado una por una hasta que me paré en la número catorce. Era la de una mujer de veintidós años llamada Alicia Sepúlveda ¡Qué bello nombre! Había fallecido el día treinta y uno. Mi cuerpo se quedó rígido, una especie de gusanillo recorrió cada articulación. Duró unos breves instantes; al rato, seguí retrocediendo hasta llegar al inicio del día uno. Husmeé en las noticias generales hasta acabar en las locales; ahí estaba la clave.

Aquella tarde no volví al trabajo; paseé como alma en pena por las viejas calles de mi ciudad. Deambulaba angustiado; sé que no era yo el que andaba con mis piernas, el que miraba el balcón del número tres de la plaza Cantarranas como si lo conociera de siempre. Mis ojos se pararon en una vieja pastelería mohosa de los soportales de Cebadería, observando golosos unas tartas, cuando a mí, jamás me ha gustado el dulce. Tampoco eran mis manos las que se metieron en los bolsillos del  pantalón para sacar unas monedas y pagar un ramo de margaritas silvestres blancas.

A las seis fui conducido a la iglesia de La Vera Cruz y me arrodillé en el tercer banco; miré con fervor inusitado a la Virgen. Recé como en la vida lo había hecho.

A las siete salí transformado de aquella iglesia; sentía una paz interior muy difícil de explicar. Sé que mi cara sonreía, irradiaba alegría y mis ojos ya no miraban con tristeza ni nostalgia; se iban despidiendo de ciertos rincones olvidados y obsoletos. Me paré incluso en un lugar que tenía el presentimiento de que ya no existía; sin embargo, en el preciso momento en que los pies pararon, fue por algo que sin duda, tenía su explicación. Continué caminando mientras la lluvia caía dulcemente; era muy bello contemplar las luces de la ciudad, ese alegre destello que mis ojos no recordaban haber visto jamás.

A las ocho menos cuarto, entré en La Estación del Norte; vi al viejo vagabundo empinando la botella. Cuando sintió mi presencia, se paró en seco…

Nos miramos deseando absorber el tiempo y cada rasgo de nuestros cuerpos; nos cogimos de la mano y bajamos muy despacio las escaleras que nos conducían al segundo andén. Nuestros corazones se agitaban velozmente, como si el esfuerzo de llegar hasta allí nos hubiera dejado exhaustos.
Las manos siguieron entrelazadas y al unísono miramos el acero del raíl; su luminosidad nos cegó y, como si se tratara de un imán, nos fundimos en él.
El reloj marcaba las ocho y cinco.

Mi vida amigos míos, ha vuelto a ser mía, aunque cada noche deseo… soñar con Alicia.



El telón del teatro Calderón bajó despacio y los aplausos inundaron el edificio. El autor de la obra permaneció sentado en la butaca; estaba impresionado por la veracidad de la historia. Al fin y al cabo, el guion era tan real como su vida.

1 comentario:

Alfred Comerma Prat dijo...

Curiosa historia, un saludo.